Cheat to win.

Day 4,850, 00:38 Published in Spain Spain by Fruto crack.

Introducción

Este periódico ha hablado del problema que se destapó durante la semana pasada innumerables veces, se ha hecho sin demonizar a jugadores concretos y centrando el problema en la mecánica que posibilita y premia las trampas en el juego si generan beneficios económicos al juego. Hoy se habla de boicot intentando convertir en consecuencias para todos, las acciones de jugadores que abiertamente reconocen hacer trampas y se excusan diciendo que otros también las hacen y no son sancionados.




“Cheat to win”

Hace más de una semana, al parecer los administradores del juego entraron en catarsis y recordaron que a finales de 2019 y principios de 2020 los tanques de Asteria, no grandes VISA, habían subido anormalmente de nivel aprovechando un error en el juego. Haciendo un ejercicio de memoria, en esa época, este periódico escribía un artículo llamado “De la estratégia a la épica” donde se analizaba la estrategia seguida por Croacia para poder sortear el daño de todos los países satélites de Serbia y luchar uno contra uno. En Febrero de 2020 aún ganaba Croacia en un enfrentamiento directo entre estos dos países, pero ya no era capaz de mantener la hegemonía territorial.

La fecha es importante porque en Febrero de 2020 la situación estratégica era ideal para el juego en materia económica, el equilibrio estratégico entre Asteria y CODE posibilitaba a los primeros ocupar cualquier país que se propusieran, pero a la vez, CODE con la táctica del “aclarado” que generaba uno contra uno podía liberar esos países. Explicándolo de otro modo, el incentivo de pagar dinero real para ganar lejos de desaparecer se había incrementado para Croacia y CODE porque Asteria era más competitiva que en todo el último año. Si ese aumento de competitividad que generaba más ingresos para el juego fue en base a una trampa como ahora hace público la administración del juego, en ese momento no era relevante, porque les hacía ganar más dinero. Tampoco era relevante que algunas cuentas de CODE también usaran ese error del juego, porque por número siempre sería inferior a las cuentas de Asteria, y principalmente porque los que utilizaban posiblemente esa trampa, éstos sí, son grandes VISA.





Desde Agosto de 2019 cuando Plato introduce los tokens hasta Febrero de 2020, se produce un cambio en la estructura del daño del juego; hasta ese momento CODE manejo el juego a base de VISA. Un número reducido de jugadores controlando el mercado de packs por cc y reinvirtiendo ese cc en la compra de daño para sus batallas de interés, hacían ganar dinero real al juego, mientras mantenían su hegemonía militar. Cuando el juego introduce los tokens, el jugador visa ya no controla el mercado de packs por cc, ahora hay una forma de comprarlos directamente al juego con el dinero del juego generado por acciones dentro del mismo, y eso hace mucho más atractivas las trampas. Explicado de otro modo, antes, los jugadores con una buena economía en el juego con el cc ahorrado podrían comprar tanques, con el cambio podían comprar packs y esos packs no tenían necesariamente que ser comprados con dinero real por un VISA. Plato había matado buena parte de su negocio y aún no se había dado cuenta, y de paso había perjudicado a sus clientes VIP. En este punto es cuando la idea de “boicot” a los productos de Plato empieza a cobrar fuerza en CODE no ante la sospecha de que Serbia y sus aliados habían subido artificialmente de nivel, sino en torno a los tokens, y la idea que eran introducidos artificialmente en el juego.





Puedo imaginar en este punto al administrador o administradores del juego que habían ideado esta forma de aumentar las ganancias haciendo un ejercicio de prospección sobre los siguientes meses y las medidas a implementar para que los grandes VISAS de CODE gastaran más dinero real para contrarrestar el daño de Asteria, y encontrando la solución en los eventos de la pandemia, donde el aparente equilibrio finalmente se rompe. Tres meses durante los cuales todos los que tuvieran tiempo suficiente o un script adecuado podían pegar infinitamente. Al terminar estos eventos, el daño de CODE y pro CODE había sido superado ampliamente por Asteria. Desaparecida la ilusión de que gastando más dinero real se podía mantener la supremacía en el juego, y contando además con el gran número de productos del juego que se están adquiriendo solo con moneda del juego y que por tanto no generan ingresos a la empresa, los beneficios de Erepublik se desploman.




Hoy las llamadas al boicot a los productos del juego comprados con dinero real se hacen desde Asteria. La teoría de quienes defienden el boicot que el juego es culpable porque solo ha decidido intervenir, y de manera parcial para solucionar el desequilibrio que ha generado el mismo juego, cuando han caído sus beneficios; y siendo cierta la responsabilidad de la empresa, todos los que jugamos aquí sabemos que el juego antes de los tokens y los eventos de pandemia era un a”paid to win”. Pero cuando la palabra “cheater” se ha impuesto a “paid” y el tópico se ha transformado a “Cheater to win”, es cuando hemos asistido a estos baneos tanto permanentes como temporales.




Epílogo.

He leído atentamente los artículos que se han publicado estos días, él último de Severrus Snape, donde explica que no odiemos a los tramposos, sino a los administradores, para potenciar la idea del boicot, también he leído los artículos serbios donde se intenta justificar las trampas con la típica argumentación de que el contrario también lo hace y no es sancionado. De agradecer es el artículo publicado en Argentina de Gatodumas donde se explica las diferencias entre script y bot, pero la frase que introduce mi periódico es “Dios mueve al jugador, y éste la pieza ¿Qué Dios detrás de Dios, la trama empieza? Y ese Dios para Erepublik.labs es el dinero. No importan las trampas en ER, lo que importa es que esas trampas, hagan perder dinero al juego. Y eso siempre ha sido así.