Norsk y el cambio inercial.

Day 2,535, 04:07 Published in Spain Argentina by Fruto crack.

Vivir es cambiar, y evivir es hacerlo mucho más rápido, sin embargo existe una lucha constante entre la resistencia al cambio, en forma de desánimo, resentimiento, apatía, desconfianza, melancolía, y la aceleración constante de la transformación de una esociedad maleada por el concepto del clickerismo compulsivo. Eespaña se ha convertido pues en el pantano de Lerna donde a mitología clásica situó a la Hidra del mismo hombre a la que venciera Hércules en su segundo trabajo, símbolo de las dificultades y peligros que afrontaba el hombre al luchar contra un medio hostil, y sí, puede que los administradores hayan convertido Erepublik en muchos casos en ese medio hostil para jugadores que atiendan al más completo de los significados de esa palabra, pero mientras existan jugadores que muestren una fuerza de convicción hercúlea por la cual cada cabeza de Hidra sea cercenada, la batalla seguirá eternamente desigual, pero también eternamente viva.



La verdad que quedarse sin hacer nada y esperar que los admins traten de mantener a flote ésto no vale para nada. Si la gente muestra interés y muestra proyectos interesantes, que se pueden montar con las herramientas que hay (módulo periodístico, IRC, foros...) y hay actividad, puede que acaben cerrando el juego, pero lo que es seguro es que, mientras tanto, lo disfrutaremos”. Comentaba Persona Humana al hilo de uno de los artículos de este periódico, y hay frases, textos, comentarios que le ganan a uno para una causa, al igual que la famosa cita de Kenedy “No pienses lo que tu país puede hacer por ti sino lo que tú puedes hacer por tu país”, o su actualización twittera “yes we can”, Persona Humana dice que la resignación es la antesala de la muerte larga y agónica por eludir la batalla del evivir, y que está en la mano de cada jugador decidir si asiste al Armagedon habiendo disfrutado cada momento, o contando los días y haciendo cábalas como agorero de cuando acabará todo.





Un tenue sentir revolucionario, porque revolución significa cambiar la inercia de la Historia, puede haber llegado a la política rompiendo con una de las tradiciones mas negra de eEspaña , como es hacer las listas con las que concurrir a la presidencia del País de arriba a abajo; es decir, es tradición que el interesado en acceder al cargo de presidente se reúna con los partidos y ofrezca cargos en su gobierno a cambio del apoyo, también resulta usual pactar presidencias para los siguientes meses, con el... si tú me respaldas ahora, mi partido te votará después, llegándose el caso en épocas no tan pasadas de que se podía saber de antemano los siguientes 4 ó 5 presidentes; incluso se podían llegar a fundir candidaturas a la presidencia, como ocurrió el mes pasado, a cambio de que el postulado que se sabía con menos probabilidades de ganar tuviera un cargo en el gobierno, candidato potencialmente perdedor que si sabía jugar bien sus cartas podía incluso conseguir el compromiso de apoyo para unas próximas elecciones. Norks con su presentación como candidato a presidente para Noviembre de 2014 cambia todo esto, o al menos manifiesta su intención de configurar un equipo de abajo a arriba, donde el partido político carezca de relevancia y sea el jugador activo, e individualmente el que dé un paso al frente y diga: “yo quiero ayudar a cambiar la inercia de las cosas”.




En épocas de verdadero peligro para una sociedad, superar las rencillas surgidas por hechos pasados es necesario, no se puede vivir eternamente del roleo que fue, perpetuando así los errores que nos han llevado a la situación actual, por eso aunque nunca sabré con certeza si la mano tendida de Norsk hacia la reconciliación en el sentido más amplio de la palabra es sincera, es imposible a priori censurar este primer paso sin caer en la esterilidad de un haterismo cegador. Por ello cuando escribe Norsk: “Que el juego va a peor y que quedamos 4 gatos coincidimos casi todos, pero ya que vamos a estar aquí..., juguemos, arriesguemos, colaboremos y construyamos todos juntos dejando atrás rencillas pasadas. Es lo que uno ve cuando se despega un poco y vuelve, que hay cosas en las que nos cerramos y no tienen demasiado sentido”. No puedo dejar de recordar las palabras que he recogido de Persona Humana, en las que se ve claramente que expresa la misma idea, idea que el periódico de esta humilde rana no solo apoya sino que desde que aquí se publicó el primer artículo, intenta hacer apología del optimismo.



Empecemos por cortar de un tajo la primera cabeza de la Hidra, la resignación, y a partir de ahí, si el cambio es individualmente sincero, habremos cosechado la primera victoria en mucho tiempo, y quizás con la ayuda de todos cambiemos la inercia de las cosas.